Estancia Candonga

A tan sólo una hora de la ciudad de Córdoba, en el histórico paraje de la Estancia del Rosario de Santa Gertrudis [Comuna del Manzano], Candonga abre sus puertas a quienes deseen descansar, disfrutar del tiempo libre, saborear productos naturales, apreciar la exquisita belleza de sus vistas y recorridos, o simplemente, celebrar eventos festejando la vida con amigos y familia.

La Estancia ofrece un servicio de restaurante y salón de té serranos, provistos ambos por productos naturales de la propia huerta orgánica. El resto se especializa en platos caseros, comida de campo, suave, nutritiva y natural. Ofrece almuerzos en un ambiente acogedor rodeado de un tranquilo paisaje serrano con carne de animales criados a corral, verduras y ensaladas frescas de la huerta, y vinos de una cava exquisita.

Ofrece además un servicio permanente de Té, Café y Bar, con los mejores aromas y sabores de nuestros Blends, pan y mermeladas de elaboración propia y repostería artesanal.

La Estancia completa la oferta de servicios con visitas educativas, eventos sociales, familiares, corporativos y deportivos; cabalgatas y senderismo.

Reseña histórica

La Estancia de Santa Gertrudis fue un escenario demostrativo de la historia colonial de Córdoba y de los antiguos asentamientos indígenas. Por un lado, Tilín y Cupil, antiguos caciques de los pobladores indígenas del lugar, coexistieron con el encomendero civil Don Moyano de Oscariz, quien organizó una unidad económica que reflejaba la estructura de gestión territorial de la colonia: el hospedaje, el culto, la producción de alimentos y el molino transformador del grano con casa del molinero incluida. En particular, el viejo nombre de Estancia de Santa Gertrudis fue cediendo lugar para la aparición del nombre Candonga, que en vieja lengua quechua significa “mula cansada” o “vieja mula que no sirve para tiro”. De a poco y bajo el influjo del notable incremento del precio de la plata en el mercado mundial entre 1720 y 1750, ese asentamiento fue transformándose en un proveedor de alimentos y mulas para las caravanas que desde Buenos Aires surcaban el interior provincial rumbo al Cerro del Potosí y al Puerto de Lima, epicentro del Virreinato del Perú, ultima unidad organizativa de la Corona Española previa a las reformas borbónicas de 1776.